Páginas vistas en total

sábado, 24 de marzo de 2012

PT conmemoró 23 años de lucha y coherencia



PT conmemoró 23 años de lucha y coherencia

Con un acto realizado en Asunción, el Partido de los Trabajadores (PT) conmemoró el vigésimo tercer aniversario de su fundación junto a sus militantes y simpatizantes, además de reconocidos dirigentes sindicales, campesinos, de organizaciones populares y activistas del movimiento social paraguayo.



“Es una historia de luchas junto al pueblo trabajador”, expresó Coco Arce, uno de los fundadores del PT, al presentar los principales hitos de la historia de la organización que se constituyó el 19 de marzo de 1989. “Nació como un partido socialista, revolucionario, antiimperialista e internacionalista y hoy, 23 años después nos reafirmamos en esos principios porque están más vigentes que nunca”, afirmó.



El dirigente resaltó también que uno de los grandes aciertos de la organización fue su adhesión a la Liga Internacional de los Trabajadores –Cuarta Internacional (LIT-CI) “pues nuestra concepción del internacionalismo proletario consiste en construir organizaciones revolucionarias en todos los países, que se unan en un Partido Mundial de la Revolución Socialista que enfrente al capitalismo imperialista, a sus modelos, políticas y medidas”, aseveró.



“El Partido se construye en las luchas”, dijo también Arce haciendo un recuento de las principales actividades en estos 23 años de existencia y sostuvo que el PT participó de las luchas más importantes de la clase trabajadora de la ciudad y del campo, como las huelgas generales y las masivas ocupaciones de tierra en la década del 90´, las campañas antiimperialistas como la que se libró contra el ALCA y contra la guerra en Irak, las luchas contra las privatizaciones y contra la criminalización de las luchas sociales.



Pero además, según el dirigente, el PT participó de todas las elecciones nacionales y municipales “proponiendo a los trabajadores una clara alternativa a los partidos burgueses, como el PLRA, la ANR o el Luguismo, que prometen muchas cosas pero que jamás cumplen”.



Por último rindió un homenaje al que fuera dirigente del PT y del movimiento campesino, Ñeco Balbuena, asesinado por su lucha por la tierra durante el gobierno de Wasmosy, con una frase de León Trotsky: “El partido nos exige una entrega total y completa. Que los filisteos sigan buscando su individualidad en el vacío; para un revolucionario darse enteramente al partido significa encontrarse (…) Sí, nuestro partido nos toma por entero. Pero en compensación nos da la mayor de las felicidades, la conciencia de participar en la construcción de un futuro mejor, de llevar sobre nuestras espaldas una partícula del destino de la humanidad y de no vivir en vano”.



La bandera del clasismo



Por su parte, Julio López, también fundador y dirigente del PT, se refirió al momento actual del PT y sus desafíos. “Estos 23 años sorprende al PT en un momento crítico para el pensamiento y la acción revolucionaria y socialista en nuestro país. Es momento crítico incluso para la posición clasista pues ha sido abandonada por completo por las izquierdas que apoyan al gobierno de Lugo y el PLRA”.



Dijo asimismo que estos rumbos de la izquierda fueron también los mismos rumbos del movimiento de masas cuyas organizaciones tradicionales de campesinos y obreros en su gran mayoría fueron “paralizadas” a través de la “tragada” de sus dirigentes por el aparato estatal, por el arribismo, el trepadurismo, la buena vida de unos pocos y la corrupción en que cayeron”.



“El PT ha mantenido su posición histórica y hemos sufrido por ello un aislamiento muy agudo, no por nuestra opción, sino por mantener en alto las banderas del clasismo, del socialismo, no sólo como discurso teórico o ideológico, sino como norte y brújula para la acción cotidiana, para las alianzas y para el programa político concreto”, aseveró López.



Manifestó también que para las próximas elecciones nacionales el PT plantea “una concertación en base a un punto muy sencillo: fidelidad y lealtad a los intereses del pueblo trabajador, que se concreta en candidaturas de trabajadoras y trabajadores sin burgueses, ni latifundistas”.



Reafirmó el compromiso del PT en “seguir construyendo una alternativa política propia de la clase trabajadora que enfrente a los partidos de los patrones que pretenden cambiar algo para que nada cambie”.



“Debemos convencernos de una vez por todas que únicamente cuando gobernemos los trabajadores, los campesinos y los sectores populares podremos eliminar de raíz la desigualdad, la inequidad y la injusticia social y podremos aspirar a una sociedad más justa en la que estén contempladas y satisfechas todas nuestras necesidades. Esa sociedad es la sociedad socialista”, expresó finalmente.