Páginas vistas en total

viernes, 7 de septiembre de 2012

Fernando Lugo no puede hablar de resistencia, dice EPP



Miembros del EPP han publicado en las redes sociales escritos refutando a la supuesta "resistencia" de Fernando Lugo y sus claudicantes seguidores, quienes ayudaron a Federico Franco a llegar al poder


¿DE QUÉ RESISTENCIA AL FASCISMO HABLAN LOS LUGUISTAS ?.

Quién quiere aprender lo que significa la palabra resistencia sólo tiene que estudiar la historia de nuestra patria. El Paraguay tiene una luminosa historia de resistencia. La homérica epopeya de la guerra de la resistencia a la Triple Alianza debería ser conocida y apreciada por todos los paraguayos. En estos días estuve escuchando y leyendo a Lugo y a sus paniaguados hablar de "resistencia ". A los epepistas nos causa gracia que la gelatina luguista hable de resistencia. Ya lo hemos dicho y lo repetimos. La Bestia y sus secuaces, cuando hablan de los fascistas, no hacen otra cosa que desenmascararse ellos mismos como socios, cómplices, alcahuetes, admiradores y hurreros de fascistas. En la guerra de los verdaderos paraguayos contra la Triple Alianza hubo demostración de espíritu de resistencia y resistencia por doquier. Hasta los niños empuñaron las armas para defender el honor, los intere
ses, los derechos patrios. Las mujeres exigían que se les permitiera tomar las armas como combatientes. Por boca de la señora Eleida Peña de Molinas decían en agosto de 1866 en multitudinaria manifestación: " La mujer paraguaya tiene hecha la resolución indeclinable al pie de los altares de la Patria: morir con ella ante que sea vilipendiada por el desnaturalizado enemigo que pretende despojarnos de nuestras virtudes, de nuestro honor y de nuestra patria ". Se ofrecían las valientes "a empuñar las armas y derramar hasta la última rota de su sangre en defensa de la Patria ";que sólo esperaban una orden del Mariacal Lopez para ponerse en camino al lugar del combate. Aquí sí podemos hablar de resistencia. En el caso de los luguistas definitivamente no. Lo que hicieron fue arrodillarse artera e indignamente ante la voluntad de sus socios fascistas, de los hijos de los legionarios, de los reconocidos a los intereses del pueblo y de la Patria.





En los días de la entrega, asegurar la represión a la resistencia que se pudiera hacer de manera espontanéa a sus socios fascistas, el jefe de los alcahuetes de fascistas, Fernando Lugo, nombró como Ministro del Interior a Rubén Candia Amarilla. Este transmitió la orden que lugo le dio; que ordene a los demás Ministros que vayan a hacer cortes administrativos y entreguen sus ministerios. La traición de Lugo y los luguistas al pueblo fue total. La claudicación, absoluta. Para tener una idea más de quienes eran los socios de los luguistas lean esto: El diputado Edgar Ortiz (liberal ex luguista ) afirma por estos días que el Paraguay debe ceder el Chaco a los norteamericanos. Propone que "nos casemos con los norteamericanos ". De este tipo son los viejos legionarios liberales y colorados, estos son los queridos socios de la Nueva Legión Paraguaya que se agrupa en la "izquierda " luguista. En la batalla de kurusu (3 de setiembre de 1866, el 10º batallón, que tenía a su cargo la defensa del flanco izquierdo de la defensa paraguaya se dio precipitadamente a la fuga sin ofrecer resistencia. Esto facilitó la victoria del enemigo en esa batalla. Natalicio Talavera reportaba. " No creo deber ocultar este ingrato incidente que ha hecho estallar la indignación de todo el Ejército contra el batallón 10º, que ha escandalizado a todos, siendo el primer caso que de está naturaleza se hubiese producido en los muchos y siempre brillantes hecho de armas en que se ha sabido respetar nuestro valor ".





 El batallón 10º no puedo impune por su fuga. El Mariscal Lopez aplicando las ordenanzas ordenó en castigo de su cobardía el batallón fuera diezmado. Se los hizo formar, se numeraron y todos aquellos a quienes hacia tocado el número 10ª fueron pasados por las armas en presencia de toda la división. Los oficiales fueron sorteados por medios de pajas largas y cortas; los que sacaban las largas eran inmediatamente fusilados. Los que quedaban fueron degradados a la clase de tropa. Se borró del Ejército el batallón 10º para escarmiento y ejemplo moral de los demás. Para que los luguistas aprendan lo que es resistencia deben leer nuestra historia. No nos critiquen a nosotros, los epepistas, señores luguistas. Autocritiquense ustedes. Para nosotros ustedes son el batallón 10º del pueblo, MERECEN y debieran ser tratados de la misma forma. En cuanto a nosotros, sabremos hacer frente al gobierno fascista que gracias a vuestra complaciente ayuda hoy gobierna el Paraguay. Sí tuvieran un poco de honestidad, cosa que dudamos, reconocerían que la mayor resistencia que tiene el gobierno fascista es la del E. P. P.