Páginas vistas en total

viernes, 7 de septiembre de 2012

EPP afirma que Policías se disfrazan de periodistas


 El EPP sigue comunicándose a través de sus miembros en las redes sociales.  En una de sus últimas comunicaciones señala: 

Los elementos de la prensa burguesa a lo mejor serían buenos periodistas sí no tuviesen esa chifladura de creerse ellos mismos unos burgueses. Casi todos sufren de una intoxicación mental que parece ser incurable. Sus patrones burgueses han lavado sus cerebros y los han convertido en automátas obedientes a sus deseos. 
La continuada ingestión de los prejuicios de clase burgueses han hecho que se transformen en reptiles, en lugar de caminar con la frente erguida se movilizan por reptacion. Los maniáticos de la prensa burguesa nos atacan a los epepistas sin que les hayamos hecho nada. Solo porque tienen el irresistible deseo de complacer a sus amos burgueses. ¿ Cuál es la razón de que los chiflados de la prensa burguesa se sientan agraviados por el EPP ? Tal vez este planteado mal la pregunta, pues estos reptiles no se mueven por razones, sino por intereses. La causa es está : h
an vendido sus almas al capital por unos pocos guaraníes. Esa es la explicación. Se sienten agraviados por el EPP en nombre de sus amados burgueses. Los periodistas de los burgueses buscan sembrar en la cabeza de los pobres el amor hacia sus verdugos políticos, económicos y sociales. El EPP los desenmascara como agentes de la oligarquía y de sus políticos. Y eso los hacen enojar. 


Se ponen rabiosos contra el EPP, vómitán veneno, escupen, zapatean, se tiran de los pelos por el hecho innegable, y que jamás negaremos,de que somos enemigos irreconciliables de sus amos. Somos enemigos de los Zucolillo, los Vierci,los Wasmosy,Debernardi y cia. 


Somos enemigos de los politiqueros burgueses, de los Franco,de los Cartes, de Lino Oviedo y sus secuaces, de Lugo y de su seudoizquierda. 


Somos sus enemigos,lo confesamos. ¿ Nos odian y hablan mal de nosotros por eso señores periodistas burgueses ? No nos importa. Seguiremos defendiendo la causa de los pobres, de los olvidados mientras en nuestras venas siga corriendo la misma sangre de Francia y de los López.