Páginas vistas en total

martes, 11 de enero de 2011

HUGO RICHER, FERNANDO LUGO: LA DEBACLE DE LA IZQUIERDA CLAUDICANTE



Dijo James Joyce que los errores son los umbrales del conocimiento, por lo cual el gobierno arzobispal del Paraguay debería caracterizarse por tener bien aprendidas las lecciones.
La izquierda, que ahora descubre lo que ya todos sabían, se sigue retirando paulatinamente del gobierno neoliberal y derechista del cura Fernando Lugo. Primero se retiró el partido comunista, ahora le sigue otra agrupación del mismo signo politico.

A menos de 20 días, el Partido Frente Amplio, aliado de primera hora de Lugo y uno de los principales impulsores de su candidatura, sigue los mismos pasos que los comunistas. El gran descontento en las bases partidarias por la “pobre gestión” del Poder Ejecutivo en los proyectos sociales es el principal motivo del “divorcio” con el Presidente, explicó Jorge Miranda, dirigente del PFA.

La “gota que colmó el vaso” es el proyecto de concesión de aeropuertos que impulsa el propio Lugo, indicó el socialista. “En el campo hay mucha presión. La gente no ve los avances y desconoce las obras del gobierno. Creo que en ese sentido también hay responsabilidad de la Secretaría de Información y Comunicación para el Desarrollo (Sicom)”, dijo Miranda.

El retiro de la izquierda coincide con el cablegate desatado por Wikileaks, que reveló la actitud claudicante de Lugo ante la embajada norteamericana.



PELEAS INTERNAS POR ZOQUETES Y TITIRITEROS EN LA EMBAJADA


No sólo el vicepresidente Franco y Lugo se sacan trapos sucios al sol en el gobierno arzobispal, también es dura la pelea por los zoquetes jugosos, en este caso la dirección de la SAS. La constante es que este tipo de conflictos siempre terminan resolviéndose a favor de la derecha.

"El cargo de Pablino Cáceres en la SAS nuevamente pende de la disputa de los grupos de izquierda del entorno presidencial que se han polarizado sobre el tema, según fuentes. Por un lado piden la cabeza de Cáceres los partidos Tekojoja, Convergencia y otros, y por el otro lo apoyan P-MAS y 20 de Abril" informaba la prensa el fin de semana.

Toda una muestra de dedicación revolucionaria a la causa.

Finalmente Hugo Richer, un personaje conocido por sus vinculaciones con las ONG regadas con dólares de USAID, y otros organismos de penetración imperialista que mueven los hilos en el mundillo de la politiquería paraguaya, acabó quedándose con la silla en disputa.
Resulta curioso que la prensa maccartista, la cual en definitiva anticipa los cambios dentro del gobierno, conozca de los relevos antes incluso que los funcionarios del entorno presidencial.


OTRO PERSONAJE VINCULADO A LA EMBAJADA NORTEAMERICANA


Hugo Richer, ex empleado del referente en Paraguay del National Endowment for Democracy Humberto Rubin y vinculado a los organismos dependientes de USAID y las dádivas imperiales, es el nuevo personaje de la falsa izquierda que recibe nombramientos en el gobierno del cura Fernando Lugo.

El hecho solo confirma la naturaleza lacayuna del gobierno arzobispal, tan bolivariano que acostumbra llorar por ayuda para fonopinchazos en la embajada norteamericana.
La actitud de golpear las puertas de la legación diplomática estadounidense, e incluso seguir sus directivas para nombramientos, algo habitual e incluso políticamente correcto para la derecha paraguaya, ha pasado a convertirse también en hábito para la izquierda con el actual gobierno arzobispal.


EL ENGAÑO DE LA SALUD GRATUITA

La salud gratuita fue apenas un operativo de prensa muy mal montado por el gobierno Fernando Lugo, a juzgar por las noticias que se suceden desde entonces.

"La gratuidad es un fracaso y un engaño en el Hospital de Luque" decía hace pocos días un titular de ABC color, vocero oficioso del luguismo durante la campaña proselitista que llevó al cura al poder.

"El Hospital Regional de Luque no cuenta con medicamentos suficientes para abastecer la demanda y tampoco ambulancia propia para traslado de pacientes graves. En la farmacia externa encontrar Paracetamol y Diclofenac es un verdadero milagro" puntualiza la nota.
El sociólogo Ramón Fogel ilustró la coyuntura política actual, afirmando que un retorno en el 2013 del conservador y tradicional partido colorado no representaría un retroceso. “Si con Lugo hubiéramos tenido avances, podría afirmarse eso. Como este gobierno no adelantó nada, el regreso de los colorados no podrá considerarse de manera alguna un retroceso”. LAW