Páginas vistas en total

domingo, 5 de diciembre de 2010

FERNANDO LUGO, ALIADO CLAUDICANTE DE RAFAEL CORREA

“Si las petroleras no quieren negociar, entonces “¡qué pena!”, que se vayan del país” disparó esta semana el presidente ecuatoriano Rafael Correa, integrante del grupo que algunos han calificado como “los nuevos confederados” del sur americano.
El Gobierno de Correa previó que “un par de compañías petroleras” dejen Ecuador por falta de acuerdos en la renegociación de contratos. Aunque hasta el momento no se han señalado nombres, algunos medios apuntan a que la brasileña, Petrobras, será una de las que dejarán de operar en Ecuador.
“Se nos van a retirar un par de compañías ¡qué pena! Si quieren quedarse en este país podremos llegar a un acuerdo amistoso y si no, no. Con las empresas que quieran irse del país, se dará por terminado el contrato y que les vaya bonito”, declaró el Primer Mandatario.
Aunque Correa no identificó a las empresas que van a salir del país, ya a principios de semana el diario El Comercio, anticipaba que la brasileña Petrobras, que extrae diariamente 20 000 barriles diarios en promedio y que opera el bloque 18 y el campo Palo Azul, iba a abandonar el país.
La firmeza de Correa contrasta con la siempre claudicante posición de su “compañero” el cura Fernando Lugo, el cual sigue permitiendo despojos perpetrados por transnacionales en Paraguay y, particularmente, la entrega y el despilfarro en Itaipú.
PETROBRAS E ITAIPÚ
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que la brasileña Petrobras dejó sus operaciones en el país por desacuerdos con la nueva modalidad de contrato y problemas en Brasil a raíz de inversiones cuestionadas, según una declaración publicada este miércoles.
"Se va más por inconformidad con las nuevas reglas de juego, por problemas en el mismo Brasil. Petrobras está siendo muy cuestionada por malos contratos que ha hecho y prefiere irse", señaló el mandatario, citado por el periódico digital de la Presidencia.
Ecuador dio el martes por terminados cinco convenios, dos de ellos con la estatal brasileña, al tiempo que alcanzó acuerdos sobre otros ocho que incluyen a la también estatal chilena ENAP y la hispano-argentina Repsol-YPF, al concluir un proceso de renegociación con las multinacionales.
Sin embargo, Petrobras mantiene un 11% de participación en el segundo oleoducto del país, según una fuente oficial.
El contrato de prestación de servicios, que reemplazó el de participación, le asegura al Estado el control del 100% de la producción y una renta del 80% en promedio, frente al 18% que recibía con el anterior modelo.
A cambio, el gobierno pagará una tarifa que fluctuará entre 35 y 41 dólares (para convenios que en algunos casos irán hasta 2025), y aseguró inversiones por 1.207 millones de dólares.
"La mayor parte de la renta petrolera debe ser para los dueños del recurso que son los ecuatorianos, es el principio fundamental de esa renegociación que es muy exitosa, y los acuerdos a los que hemos llegado son muy beneficiosos para el país", destacó el presidente.
En tanto Correa defiende así los intereses de su pueblo, su “compañero” Fernando Lugo de Paraguay no hace otra cosa que golpearlo con aumentos de pasajes, rebrotes inflacionarios, persecución a sindicalistas y más entreguismo corrupto en la binacional Itaipú.
EL ENTREGUISMO CORRUPTO SE AGUDIZA
A pesar de que el cura Fernando Lugo había prometido sanear Itaipú y defender los derechos paraguayos ante Brasil en ese tema, lo concreto y palpable es que el entreguismo y la corrupción se han agudizado en ese ente binacional con la llegada al gobierno del clérigo y sus secuaces.
Luego de presentar como un “logro” de su gobierno un fantasmagórico acuerdo ad referéndum con Lula que jamás sería ratificado por el Congreso brasileño, el gobierno arzobispal se abocó a la tarea de agudizar el entreguismo y la corrupción en Itaipú.
En tiempos de los gobiernos colorados, bajo el pretexto de los famosos “gastos sociales”, se hacían enormes erogaciones de fondos de Itaipú en forma totalmente discrecional. El actual director, Gustavo Codas, un ex integrante de una banda de secuestradores que intentó asaltar a su propia madre para obtener fondos para su organización criminal, había prometido eliminar esa práctica y canalizar por el Presupuesto público todos los recursos que destine la entidad al Paraguay.
Como era previsible en alguien de semejante catadura moral, nada de los prometido se cumplió.
Los esbirros del escandaloso cura con hijos, encontraron la forma de seguir haciendo lo mismo que sus antecesores con la Fundación Parque Tecnológico, a través de la cual desvían hoy millones de dólares a dudosos proyectos que no tienen nada que ver con los fines de esa institución.
Por citar solo un ejemplo, uno de los proyectos del PTI es el programa denominado “Desarrollo del Proyecto de Seguridad Alimentaria de Comunidades Campesinas e Indígenas de Alto Paraná y Canindeyú”, para lo cual destinaron US$ 3 millones, sin ningún tipo de control acerca del uso del mismo. De este monto utilizaron apenas US$ 1 millón para la compra de semillas, mientras que el resto para pago de salarios, movilidad y otros gastos de un puñado de privilegiados.
POLÍTICA COLONIAL SIGUE FIRME
Lo más alarmante del gobierno arzobispal de Lugo no es la descomunal corrupción, sino el hecho que un personaje que llegó al poder en ancas de las banderas bolivarianas y del socialismo del siglo XXI, se aboque con entusiasmo creciente a profundizar la realidad colonial del país en todas sus vertientes.
“Con la presencia del ministro de Hacienda, Dionisio Borda, como representante del Gobierno Nacional para el Programa Umbral, y la embajadora de los Estados Unidos de Norteamérica, Liliana Ayalde, se realizó el acto de presentación de los resultados alcanzados durante el primer año de implementación del Programa Umbral – Fase II. El evento tuvo lugar en el Salón Josefina del Carmelitas Center donde también se dieron cita representantes del sector privado, la sociedad civil y de cooperación internacional. Luego de la presentación los invitados compartieron un brindis” informa el diario paraguayo La Nacion en sus crónicas socialeras. (http://www.lanacion.com.py/articulo.php?brindis-del-programa-umbral-py&edicion=2&sec=28&art=2551)
El Plan Umbral es un proceso de infiltración por parte de la embajada norteamericana de las instituciones paraguayas, llevado a cabo bajo auspicios de USAID, una de las armas más poderosas de la CIA para realizar sus intervenciones encubiertas, y sus dólares son distribuidos entre casi la totalidad de los integrantes del gobierno de Lugo, incluidos los supuestos “izquierdistas bolivarianos” de su gabinete.
La Agencia del Desarrollo de los EEUU, (USAID), creada en 1961 por iniciativa del presidente Kennedy, tenía originalmente como objetivo el desarrollo de la ayuda humanitaria en el mundo. Similar a la NED, USAID desvía hoy sus fondos para apoyar a los movimientos políticos en el exterior que promueven los intereses de Washington, y en Paraguay su influencia es tan grande que controla de manera prácticamente absolutista a los medios y a la clase política.
(ver detalles en: http://cleveland.indymedia.org/news/2009/01/34058.php)
Mientras en países donde gobiernan quienes aparecen permanentemente en la prensa y los blogs como aliados de Lugo, como Bolivia, Ecuador y Venezuela, esta agencia es permanentemente denunciada por conspirar y desestabilizar a las autoridades, en Paraguay los miembros del gobierno luguista posan orgullosos para los fotógrafos junto a sus personeros (http://www.lanacion.com.py/articulo.php?brindis-del-programa-umbral-py&edicion=2&sec=28&art=2551).
La Patria dejará de ser colonia, o la bandera flameará sobre sus ruinas, habían prometido los inspiradores de la descolonización en países como Argentina, donde recientemente se puso de resalto que no sólo el colonialismo español devastó a la región, conmemorando como día de la soberanía el aniversario de la batalla que libraran los criollos contra una flota anglo-francesa, a mediados del siglo XIX.
Y mientras en países como Venezuela, Bolivia o el Ecuador de Rafael Correa, sube el fragor de la batalla por la descolonización, en el Paraguay, desafortunadamente, la bandera de las barras y estrellas es la que flamea sobre los despojos, sin que hasta ahora ningún gobierno atine a presentar batalla. LAW