Páginas vistas en total

miércoles, 29 de junio de 2011

Fernando Lugo otra vez plantado por Cristina Fernández



Dejar plantado al cura Fernando Lugo se ha vuelto costumbre para la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner


Las desavenencias, como lo sentenció Otto von Bismarck, siempre tienen algo de inteligencia o buena voluntad. En el caso de un nuevo plantón sufrido por el cura Fernando Lugo, a quien dejó planchando la presidenta Cristina Fernández, sólo puede decirse que más que inteligencia o buena voluntad hubo premeditación y alevosía.
El mismo día y a pocas horas de que un parte médico afirmara que Cristina no asistiría a la cumbre del Mercosur en Asunción por encontrarse enferma, pudimos ver en la televisión a la presidenta moviéndose graciosamente entre ambulancias y motocicletas y anunciando el Plan Cinturón Sur, una reasignación de mil efectivos de la Policía Federal más 2.500 gendarmes.
El anuncio de la inasistencia de Cristian causó irritación en medios y analistas políticos de Paraguay. Según la prensa paraguaya, también “En el Ejecutivo causó malestar la inesperada ausencia de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, a la Cumbre del Mercosur”.
Como un nuevo fracaso del canciller de Fernando Lugo, Jorge Lara Castro, fue calificado por el analista Enrique Vargas Peña la inasistencia de la presidenta argentina Cristina Fernández a la cumbre del Mercosur que se realiza en Asunción.
Supuestamente, la Unidad Médica Presidencial desaconsejó a la mandataria viajar en avión "en carácter de prevención", debido al golpe que sufrió el miércoles en el rostro, que le provocó una leve herida en el cuero cabelludo semanas atrás.
Durante la inauguración el 22 de junio de un edificio público, la mandataria resbaló al bajar de una escalinata para saludar a sus seguidores y se golpeó contra una reja. Fue llevada a un sanatorio donde se le realizó una tomografía de cabeza y cuello, cuyo resultado fue "absolutamente normal", dijo un informe médico.
La "Unidad Médica Presidencial desaconseja a modo de prevención, la realización de viajes en avión por el momento, pudiendo la presidenta continuar con la totalidad de sus actividades habituales", señala un comunicado oficial firmado por el doctor Marcelo Ballesteros. Sin embargo, a la tarde del mismo día en que se emitía el parte, la presidenta trepaba ambulancias, revistaba efectivos policiales, y desplegaba toda su gracia y energía en sus actividades de mandataria.
La misma coartada ya fue utilizada por Cristina para evitar asistir a los festejos por el bicentenario de la independencia del Paraguay, cuando se enfermó en dúo con la presidenta del Brasil Dilma Rousseff.

El Plantón de Bariloche

Ya a mediados del año 2009, Lugo fue noticia por haber quedado planchando en una reunión de presidentes latinoamericanos, donde se trató el tema de las bases militares estadounidenses instaladas en Colombia.
La alocución cantinflesca de Lugo en el cónclave de Bariloche, donde eludió pronunciarse en contra del colombiano Alvaro Uribe en el tema de las bases yanquis en Colombia, fue seguida por el papelón de ser plantado por la presidenta del país anfitrión. En la oportunidad, Lugo tenía prevista una reunión cumbre con la presidente Cristina Fernández, que decidió entrevistarse con el ecuatoriano Rafael Correa y ya no tuvo tiempo para el cura.
Acusado de Misógino en Asunción
Un mes antes, Lugo fue acusado –y con muy justa razón- de misógino por la presidenta Cristina Fernandez. El hecho ocurrió durante la cumbre del Mercosur de mediados de 2009, en Asunción. Pocas semanas antes, Lugo había sido el ojo de una tormenta de burlas de la prensa mundial al descubrirse que evangelizaba su obispado dejando embarazadas a campesinas indigentes.
La presidenta argentina Cristina Fernández fue reprendida por Lugo por su llegada tardía a la cumbre del MERCOSUR a mediados de 2009 en Asunción, y no dudó en tildar de misógino al muy polémico arzobispo jubilado.
"Nunca estuvo peor la cancillería de nuestro país (Paraguay). La discriminación contra la mujer es abierta, ni siquiera se preocupan en cubrir las apariencias" había acusado por entonces la embajadora Nimia Oviedo de Torales, miembro de la comisión directiva de la Asociación de Funcionarios Diplomáticos Escalafonados.
Mas allá de las circunstancias, las acusaciones de Cristina tienen sólido respaldo en pronunciamientos de organizaciones feministas que se han hecho oír respecto al machismo en el gobierno actual de Paraguay.
El machismo rampante de Lugo ha sido permanente blanco de críticas en la prensa local e internacional, al punto que en burla calificaron a su ideología seudo-izquierdista como un "machismo con compromiso popular".
Pesan sobre el clérigo-presidente acusaciones de paternidad irresponsable, estupro y violación.

Mujeres contra Lugo

La mujer es libre cuando la cocina es grande, dice un proverbio machista, y tal parece ser el lema en el gobierno del obispo Fernando Lugo.
Las críticas de feministas han abundado contra Lugo, especialmente luego de conocerse que había tenido relaciones con varias jovencitas siendo obispo, e incluso había ocultado varios hijos a la opinión pública.
A propósito de estos temas, el Partido de los Trabajadores sostuvo en un comunicado que "Ni paternidad, ni hijos e hijas son cuestiones privadas. La dignidad y los derechos de las personas son competencia de todas y todos, aún cuando su exigencia pueda afectar a los más poderosos".
La reconocida feminista Beatriz Gimeno, por su parte, ha señalado que " Lugo fue obispo de una de las regiones más pobres de Paraguay antes de ser presidente. Ahora se ha sabido que mientras era obispo tuvo, que se sepa y por ahora, dos hijos con dos mujeres diferentes… A él no le importó nada que siendo el primero en saltarse las reglas de su iglesia las más pobres se vieran sin embargo sujetas a ellas. A Fernando Lugo no pareció importarle en su momento la suerte de esas dos mujeres y de sus hijos. No sólo no reconoció su paternidad, sino que la ocultó y ni siquiera les pasaba dinero o ayuda a las madres".
La mayoría de las féminas paraguayas consideran en voz baja que la dignidad de la mujer ha sido hollada gravemente por el obispo Fernando Lugo, acusado también de polígamo y violador. Incluso tiempo atrás varias nucleaciones feministas exigieron la renuncia del clérigo, quien indiferente a la realidad, ordena a sus cortesanos promover su reelección.
En tanto las mujeres siguen cerrando filas contra Lugo, a pesar de la ministra Gloria Rubin, él sigue en su papel de “soltero codiciado”, de escándalo en escándalo, sin que se conozca quién es la que está realmente detrás de ellos. Es que como lo escribió Rudyard Kipling, la más tonta de las mujeres puede manejar a un hombre inteligente, pero es necesario que una mujer sea muy hábil para manejar a un imbécil. LAW
Publicado por LAW