Páginas vistas en total

lunes, 30 de mayo de 2011

OLLANTA HUMALA TRAS LOS PASOS DE FERNANDO LUGO


Un tiempo atrás advertí que en el Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano habían sido omitidos varios especímenes de la especie que enriquecen la biodiversidad de la idiotez en el subcontinente, y entre ellos, a los sectores de la izquierda latinoamericana que se tragaron la fábula del marxista y bolivariano “obispo de los pobres”, Fernando Lugo.
Los analistas que se mantuvieron despiertos y atentos a los acontecimientos, como Alvaro Vargas Llosa, notaron que en realidad poco después de ganar las elecciones paraguayas de abril del 2008 se produjo una ruptura entre Lugo y el modelo bolivariano de Hugo Chávez.
Lugo pronto empezó a coquetear con la embajada norteamericana de Asunción, y con el modelo del Plan Colombia impuesto por Alvaro Uribe. Abundaron las visitas de asesores norteamericanos y colombianos en el empeño luguista de deshacerse de sus ex aliados políticos, aglutinados en una columna guerrillera marxista denominada Ejército Popular Paraguaya.
Para hacer olvidar a los paraguayos de que en realidad los neo guerrilleros eran en su mayoría miembros de un grupo radicalizado que el mismo Lugo había formado en sus seminarios teológicos, se apeló a la computadora de Raúl Reyes y otras versiones fabuladas de los hechos. La relación FARC-EPP era, lógicamente, mucho más conveniente que la de Lugo-EPP.
Los planes privatistas y represivos afloraron dentro de la contradictoria administración del cura Lugo, quien no movió un dedo para modificar la asfixiante dependencia que encadena a la misma burocracia estatal paraguaya con los agentes del imperio norteamericano, a través de USAID. Al contrario, la influencia de las agencias de penetración del gobierno de Estados Unidos en el ejército, la policía paraguaya, el poder judicial y los agentes anti-narcóticos se incrementaron vertiginosamente.
La contradicción entre el discurso pre-electoral de Lugo, falsamente ideologizado por publicistas bien conocidos por sus vínculos con los intereses de la ultraderecha, y los signos reaccionarios de su gobierno, pronto se hizo objetiva.
Tal vez este giro luguista, al cual Vargas Llosa se mantuvo atento, explique el porqué no hace mella en su ánimo la propaganda que muestra a Ollanta Humala como un probable nuevo aliado de Hugo Chávez y su revolución bolivariana en la región.
El temor de un giro hacia la izquierda en Perú es tan infundado como lo fue cuando un montaje de los medios lo anunciaba en Paraguay, tres años atrás, y Vargas Llosa lo sabe. Aunque decirlo en voz alta le haya costado que muchos le aconsejen volver a sus novelas, lo cierto es que su lectura política del momento presente tiene mucho más que ver con la realidad que con la ficción.
Pronto la nueva estrella en la constelación bolivariana dará su giro anunciado hacia la derecha, para seguir la senda entreguista de Fernando Lugo.