Páginas vistas en total

sábado, 25 de diciembre de 2010

RECLAMAN QUE TODA IZQUIERDA ABANDONE A FERNANDO LUGO


Al igual que los comunistas, los demás partidos de izquierda también deben retirar su respaldo al gobierno de Fernando Lugo. Este fue el pedido que hizo ayer el Partido de Trabajadores (PT) mediante un comunicado. “La continuidad del apoyo político al Gobierno, que capitula y pacta tan flagrantemente con la derecha recalcitrante y fascista es insostenible”, dice el PT, que preside ahora Tomás Zayas. Lugo incumplió su promesas de impulsar un “proceso de cambios” favorables al pueblo trabajador, argumentó la citada agrupación en el documento.

UN DESCUBRIMIENTO A DESTIEMPO

De acuerdo a la izquierda alcahuetera, que por cuatro años encubrió al neoliberal derechista y clerofascista Fernando Lugo, falso teólogo de la liberación y falso bolivariano, recién ahora “ Pasó la borrachera electoral y las cosas en el gobierno de Fernando Lugo están mucho más claras”. Es un gobierno “de tendencia neoliberal que favorece al agronegocio, con seguridad tipo Colombia”, nos dice Mariel Palau. La socióloga dice que el retiro del Partido Comunista es señal de mucho descontento en el “campo popular”.

“Lo confuso se ha ido aclarando”. Mariel Palau entiende que el alejamiento del Partido Comunista de las filas gubernistas es una muestra de que hay ya un análisis más maduro del rumbo que ha ido tomando el gobierno de Fernando Lugo. Sostiene que las primeras grandes expectativas que rodeaban al gobierno fueron desgranando por el lado de la derechización del proceso político y que muy pronto temas fundamentales de los sectores populares como la reforma agraria quedaron flotando en una extensa telaraña de justificaciones.

Ella cree que la primera señal emitida con fuerza por el PC es síntoma de un serio malestar de varias organizaciones sociales con dicho rumbo. A criterio de Palau, el gobierno de Fernando Lugo, “acorralado por la derecha parlamentaria y sus grandes voceros mediáticos”, fue tomando el rumbo exacto para configurar un gobierno de clara tendencia neoliberal.

“Se va desdibujando la imagen del progresismo. Yo creo que hubo demasiadas expectativas. Estas expectativas fueron fruto más de la frustración que de un proyecto claramente transformador”, sentencia.

Se va aclarando el panorama

Al criterio de la socióloga, este es el tiempo en que van quedando más claro el modelo de desarrollo, el modelo de seguridad y de intereses dentro del Gobierno.

“El modelo económico es neoliberal, favorece al agronegocio y fue forzando un estilo de seguridad tipo Colombia”, resuelve.