Páginas vistas en total

domingo, 10 de octubre de 2010

NEGOCIADOS DEL TENEBROSO ENTORNO DE FERNANDO LUGO



Dicen que una paradoja es una verdad patas para arriba, que con esa posición busca llamar la atención, y tal parece lo que ocurre en el Paraguay bajo el cura Fernando Lugo, cuyo advenimiento al poder ha demostrado cuán lejos puede llegar un contubernio entre la prensa mediática de derechas y la izquierda chanta del foro de Sao Paulo, eternos vividores de las dádivas de USAID y otras fundaciones anexas a intereses extranjeros a la región.
“Le pedimos al presidente Fernando Lugo que deje de quemar archivo asesinando a los jefes guerrilleros del EPP” afirmó este fin de semana la senadora Lilian Samaniego, portavoz del tradicional partido colorado, fuerza que la propaganda identifica con la derecha reaccionaria. El exhorto de la senadora no hizo sino confirmar que el gobierno del cura representa a una peculiar izquierda, aún más reaccionaria que la derecha.
Sucede que en Paraguay el grado de “reaccionarismo” se mide por el grado de vinculación con la embajada norteamericana, algo en lo que los seguidores del cura se llevan las palmas.
Mientras sus ex aliados de la izquierda marxista son cazados en el norte del país por rangers entrenados por Colombia y EEUU, desmintiendo de forma categórica y brutal el supuesto “izquierdismo bolivariano” del cura Fernando Lugo, el entorno palaciego apura tragadas y negociados debido a la espada de Damocles que pende sobre él: un grave linfoma en estadío terminal.
LOS NEGOCIADOS SUMAN Y SIGUEN
Lo cierto es que con un líder gravemente enfermo y todo, el tenebroso y macabro entorno del cura Fernando Lugo, que ya ganó fama por sobrefacturar desde tierras para supuesta reforma agraria a panificados en la secretaría de emergencia nacional, sigue apareciendo como involucrado en más negociados al amparo del poder.

Según publica hoy el mismo ABC color, diario muy vinculado al proselitismo de Fernando Lugo para llegar a la presidencia de la república, funcionarios del gobierno arzobispal habrían incurrido en irregularidades para revocar una concesión de locales comerciales en el aeropuerto de la capital paraguaya..

En la DINAC fue nombrado el abogado Nicanor Céspedes, quien habría sido recomendado para el puesto por Miguel Rojas, secretario privado del presidente Fernando Lugo. El 7 de setiembre, a tan solo semanas de haber asumido, Céspedes decidió revocar el contrato con la empresa Bright Star y anunció un supuesto llamado a concurso de precios para el arrendamiento de locales en el aeropuerto.
El caso es que la Dinac ya tenía previsto otorgar la concesión a Galerías Guaraní, propiedad de Hernán Recanate, amigo y socio comercial del empresario José Carlos Grillón, hermano del senador luguista Alberto Grillón.
Lejos está de ser el incidente un caso aislado de trafico de influencias y corrupción. Apenas asumido el cura, se descubrió que había designado jefe de inteligencia de la Fuerza Aérea a un coronel que había sido arrestado y enjuiciado, siendo condenado a cuatro años de cárcel, por tráfico de sustancias tóxicas. El secretario de Emergencias “con permiso” Camilo Soares, vinculado al NED, USAID y otros organismos de la U.S.Embassy, conocido malversador de donaciones a ONG, fue hace poco tiempo separado de su cargo por graves denuncias de corrupción. Entre otros fatos, falsificó facturas en hoteles extranjeros por montos ficticios para embolsar importantes sumas de dinero público.
El tráfico de influencias en la SEN, y los negociados con los proveedores, desembocaron en varios allanamientos de la fiscalía anti-corrupción, comprometiendo seriamente los documentos al ministro Camilo Soares.
El hijastro de su secretario Miguel López Perito, David Yinde, fue arrestado recibiendo dinero sucio en pleno congreso de transportistas, y luego enjuiciado por trafico de influencias y por enriquecimiento ilícito. El mismo López Perito apareció en la prensa como involucrado en sobrefacturaciones de tierras, negociados quinieleros, y por haber ubicado a cinco hermanos de su ex amante en importantes cargos en la administración pública. Una denuncia contra el mismo secretario arzobispal afirmaba que el Indert, instituto abocado a la reforma agraria, iba a pagar tres veces el valor por un inmueble al brasileño Ulises Rodríguez Texeira –unos 31 millones de dólares- en un intento de fraude al estado en el que se involucra, además de López Perito, a Dionisio Borda, y al mismo Fernando Lugo.
Según las últimas denuncias, López Perito también intentó destituir a la titular de la Comisión para los festejos del bicentenario de la independencia para ubicar en el cargo a una nueva amante. Denuncias de irregularidades en la adjudicación de la quiniela, que también salpican al entorno y la familia presidencial
En algo que pensábamos sólo sucedía en filmes de Al Pacino como Scarface, o en “El Padrino”, el mismo jefe de la policía fue sindicado por la prensa y sus colegas como cabecilla del narcotráfico. Por si fuera poco, se lo involucró con el terrible asesinado de las dos hijas y la esposa de un camarada, en una explosión que sacudió la vivienda del comisario de la policía paraguaya Edgar Salcedo el 17 de octubre de 2009, y a causa del cual fallecieron sus hijas Larisa Magalí (16) y Gianina (19). La madre de ambas jóvenes, Norma Pastor de Salcedo, fue llevada al Hospital del Quemado, donde tras permanecer en la sala de terapia intensiva algunas horas, también falleció.
Los amigos del presidente Fernando Lugo directivos de la empresa Sertran, en complicidad con el intendente de Ñemby, fueron acusados de fabricar las infracciones de tránsito para recaudar. La empresa Sertran Paraguay SA, en la que se asociaron los empresarios Petronio Muñoz y Raúl Meza (ex tesorero de la campaña proselitista de Fernando Lugo) recauda millones en Ñemby por la instalación de cámaras para detección de infracciones de tránsito. La empresa fue creada el 19 de setiembre del año 2008, una semana después que Petronio Muñoz, uno de los directivos, visitó al presidente de la República, Fernando Lugo. Muñoz y un grupo de empresario donó US$ 1.000.000 para la campaña de Lugo, según el informe que brindó el mismo Jefe de Estado, tras la culminación de los comicios.
Por otra parte, documentos irrefutables comprometen al ministro Efrain Alegre en la violación del Tratado de Yacyretá y, más recientemente, el director del Penal nombrado por Fernando Lugo, en la elaboración y circulación de pornografía infantil.
La prensa también reveló en los últimos días que el ministerio del Interior del cura Fernando Lugo, que ya adquirió helicópteros inutilizables de particulares en lugar de hacerlo de los fabricantes, prepara nuevos golpes.
El Ministerio en cuestión, denuncian, ya convocó a licitación internacional para adquirir un equipo de monitoreo destinado al 911 por valor de US$ 13 millones. Items del pliego piden experiencias en el Mercosur, lo que excluye a empresas internacionales que instalaron sistemas similares en otras capitales del mundo. Oferentes dicen que esto apunta a beneficiar a una “empresa amiga”, que ya le vendió a dicha cartera de Estado equipo de escuchas telefónicas por US$ 500.000.
Entretanto, los asaltos y robos están a la orden del día.
Paralelamente, un protegido del gobierno luguista fue expulsado de su partido, luego de que se comprobara su complicidad en graves hechos de corrupción. La Junta Nacional del Partido Demócrata Cristiano (PDC) resolvió expulsar de la agrupación al dirigente de Pedro Juan Caballero, Eusebio Figueredo, acusado de estafar G. 29 millones a 78 beneficiarios de proyectos habitacionales. El sancionado era recomendado del titular de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat) Gerardo Rolón Pose (también presidente con permiso del PDC).
El ministro sabía de las irregularidades que cometía “su protegido”, aseguró a la Fiscalía el Arq. Pedro Bogado, jefe de la agencia regional de Pedro Juan Caballero de la ex Conavi.
EL CAMBIO NO SE DETIENE
El actor estadounidense Elliot Gould afirmó una vez que nadie puede ser esclavo de su identidad: cuando surge una posibilidad de cambio, hay que cambiar. El lema de Gould ha sido sin duda hecho propio por el cura Fernando Lugo, quien no en balde tiene como lema político la frase “el cambio no se detiene”.
La vocación de cambio, no cabe duda, es uno de los rasgos dominantes de su personalidad. Primero decía adscribir a la izquierda y al socialismo del siglo XXI, hoy se ha convertido en un exponente más de la reacción y la corrupción imperantes desde hace décadas en el Paraguay. También se presentaba como referente moral, papel que ya no le cuadra luego de sus escándalos por pederastia clerical y otros enredos de faldas.
El cura también repetía hasta el hartazgo que defendería la soberanía del país, sin embargo, pocos gobiernos han tenido una actitud tan entreguista ni han claudicado tanto a las presiones del poder mundial como el suyo.
Decía que iría a moralizar la política paraguaya, pero la convirtió en un chabacano desfile de corruptos e impresentables, que trabajaría para los pobres, que lograría la reforma agraria, pero lo cierto es que como pocos a beneficiado a un puñado de acaparadores y reprimido al movimiento campesino como el más cruel de los déspotas.
Tal vez sea ese enorme contraste entre sus intenciones y declamaciones de ayer, con la realidad de sus actos de hoy, lo que más coincida con el remanido slogan “el cambio no se detiene”.