Páginas vistas en total

miércoles, 4 de agosto de 2010

FERNANDO LUGO IMITA A URIBE: EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES



FERNANDO LUGO IMITA A URIBE: EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES

El caso del insurgente Severiano Martínez es una prueba más de los estrechos vínculos que unen al gobierno del cura Fernando Lugo con el saliente mandatario colombiano Alvaro Uribe.

En Colombia se denominan a las ejecuciones extrajudiciales eufemísticamente como falsos positivos, que no son más que el asesinato de civiles por parte de la Fuerza Pública que posteriormente son presentados como guerrilleros muertos en combate.

Un relator especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) además de advertir la amplia impunidad de la que gozan los casos de ejecuciones extrajudiciales en el país, indicó que el flagelo fue un patrón a seguir por militares, para "beneficio o ganancia personal de los soldados''.

El relator especial de la ONU para ejecuciones arbitrarias, Philip Alston, presentó en mayo de este año un informe que elaboró tras su visita a Colombia en junio de 2009, en el que reveló que "la actual tasa de impunidad en relación con presuntas ejecuciones por parte de las fuerzas de seguridad, que llega hasta el 98,5 por ciento, según fuentes creíbles, es demasiado alta".

Las cifras de estas ejecuciones en países como Colombia confrontan la llamada seguridad democrática que impulsó el saliente gobierno del presidente Álvaro Uribe, y niegan que sea una política de derechos humanos encaminada a la protección de la población civil.

ESCALADA DE CIFRAS

En los primeros cinco años de Uribe (2002-2007), la escalada de cifras fue impresionante, alcanzando un aumento en 65 por ciento (unas 955 muertes). A las 955 ejecuciones extrajudiciales se les suman las 235 desapariciones forzadas por acción directa de agentes estatales, según señalan especialistas de Alemania, España, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido que analizaron el caso colombiano.