Páginas vistas en total

lunes, 24 de mayo de 2010

SOBRE LAS SEIS HORAS DE TRABAJO

A propósito de las seis horas de trabajo en la función pública

De Oportunistas, conspiradores y derechos laborales



Desde el Partido Comunista, parte inseparable de la clase obrera y del pueblo, pensamos que todos los trabajadores, obreros y empleados, tanto del sector público como el privado, MERECEN una jornada laboral de 6 horas. Así se genera mayor cantidad de empleos y mejores condiciones para el desarrollo personal de cada trabajador y su familia. La reducción a 6 horas, promovida por el Parlamento para un sólo sector, constituye una maniobra para privilegiar a los funcionarios públicos y así seguir cautivando sus votos a través del prebendarismo, que es uno de los grandes males que existen en nuestro país y que encuentra en la administración pública un gran ámbito de acción.

La jornada laboral de 6 horas es una reivindicación que la clase trabajadora de la región y el mundo viene levantando, logrando inclusive la vigencia de la misma en algunos países, como Venezuela; así como también la consideración de las horas de viaje rumbo al trabajo y de vuelta al hogar que debe soportar el trabajador considerando a las mismas como horas laborales.

Rechazamos la posición oportunista de los legisladores de los partidos tradicionales, que históricamente se han encargado de reprimir con sus leyes a los trabajadores y obreros de nuestro país y que hoy pretenden utilizar al movimiento sindical como base para sus planes conspiraticios. No podemos olvidar que las direcciones políticas de los Partidos Colorado, UNACE, Liberal y Patria Querida, han sido cómplices directos del proceso de precarización laboral que tanto daño ha causado a la clase trabajadora, disminuyendo su calidad de vida.

También remarcamos que nos parece un grave error, por parte del gobierno, haber dado en bandeja a los conspiradores la oportunidad de contar con un respaldo popular. Sabemos también que una verdadera reforma del estado, en búsqueda de eficiencia no guarda ninguna relación con el aumento de horas de trabajo del funcionariado, sino con todo un proceso de saneamiento, cambios estructurales y culturales en la administración pública y en la sociedad en general, que eliminen el amiguismo y el prebendarismo.

Somos consientes de que aquellos sectores de la derecha y los medios de comunicación que se oponen a la reducción de la jornada laboral, utilizan esto como una excusa para sostener que el funcionariado público es parasitario y que debe achicarse el Estado, volviendo sobre nuestro país la ya conocida historia de las privatizaciones que solo han traído miseria a los países de nuestro continente y que el pueblo paraguayo se ha encargado en reiteradas oportunidades de rechazar. Es mentira que el Paraguay tenga un exceso de funcionarios públicos, ya que en nuestro país solo el 8% de los trabajadores están en el sector estatal mientras que en los países de la región no bajan de un 15% de funcionariado público, alcanzando inclusive hasta un 35% en algunos casos. Nuestro país necesita un estado más amplio, eficiente y presente en cada rincón del territorio nacional.

Llamamos a los obreros, trabajadores y empleados de todo el país a estar unidos y conscientes del momento político que vivimos y no dejarse engañar por los golpistas y oportunistas. Apelamos a la solidaridad y la lucha del movimiento obrero para que no exista ninguna diferencia entre los trabajadores de nuestro país y esto debe reflejarse en iguales y mejores condiciones de empleo para todos y todas.



¡Jornada de 6 horas para todos los trabajadores!

¡Por el urgente saneamiento de las instituciones públicas!

¡No al oportunismo golpista!

¡Viva la unidad y solidaridad de los trabajadores!





Partido Comunista Paraguayo

24 de mayo de 2010