Páginas vistas en total

viernes, 15 de junio de 2012

Gobierno de Fernando Lugo defiende latifundios a sangre y fuego



El gobierno de Fernando Lugo ha demostrado esta mañana, en una verdadera matanza de campesinos, que está dispuesto a defender a los privilegiados a sangre y fuego.

Al menos dieciséis personas murieron hoy durante el violento enfrentamiento entre policías y campesinos que resisten al desalojo de una reserva forestal en el departamento paraguayo de Curuguaty, 400 kilómetros al noreste de Asunción.

El mandatario brindó su máximo respaldo a la tarea de las fuerzas de seguridad y adelantó su "solidaridad a los familiares de efectivos policiales fallecidos", indicó una nota oficial.

El cura presidente ordenó que las fuerzas armadas se sumen a la policía para respaldar el operativo en el predio rural del noreste del país. "Ordené a las fuerzas armadas a desarrollar su misión especifica en apoyo a la policía de acuerdo a la ley de seguridad interna y garantizamos la plena vigencia de la ley y de las instituciones del Estado" afirmó.

El desalojo se realiza en defensa de un privilegiado referente del partido colorado y la dictadura de Stroessner, Blas N. Riquelme. El mismo ministro de Lugo, Carlos Filizzola, es heredero de inmensas extensiones heredadas de su padre, a quien Stroessner regaló como cuatro mil hectáreas en el Chaco paraguayo.