Páginas vistas en total

domingo, 1 de enero de 2012

A propósito del Cáncer Anti-bolivariano


Un largo historial de agresiones biológicas perpetradas por Estados Unidos aboga a favor de la hipótesis del Cáncer inducido propalada por Hugo Chávez

La hipótesis hecha pública por el presidente venezolano Hugo Chávez, de que el imperio norteamericano y sus manipulaciones con alta tecnología estarían detrás de la epidemia de cáncer que afecta a los presidentes latinoamericanos, ha causado gran revuelo obligando incluso a los impasibles voceros norteamericanos a salirle al cruce calificando de “horribles” a sus declaraciones.
Aunque una acción de esa índole por parte del imperialismo se justificaría de llevarse a cabo contra líderes que apuestan en verdad por la integración regional como Lula da Silva, Dilma Rousseff, Hugo Chávez o Cristina Fernández, no puede decirse lo mismo de su homólogo paraguayo Fernando Lugo, por motivos ya expuestos en un artículo anterior. Ver:

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/79058/fernando-lugo-el-cancer-imperialista-y-los-fraudes-laboratoriales


Aunque hoy los voceros del norte puedan sentirse horrorizados por las “especulaciones” del líder bolivariano, un largo historial de agresiones biológicas perpetradas por Washington en todo el orbe sugieren lo contrario.
En el año 2009, una noticia relacionada al tema conmocionó a Chile: un juez confirmó que el ex presidente chileno Eduardo Frei Montalva fue asesinado a través de la inoculación de un virus cuando se encontraba internado por una cirugía simple por hernia, durante el año 1982.
Frei Montalva, quien gobernó entre 1964 y 1970, se sometió a fines de 1981 a una cirugía de carácter simple, a causa de una hernia, en la Clínica Santa María de la capital, pero tras la operación su condición empeoró y falleció el 22 de enero de 1982 cuando tenía 71 años.

El parte oficial de la época indicaba que su muerte se había producido por una infección bacteriana que habría originado una peritonitis aguda y un posterior shock séptico, pero ahora la investigación del juez Alejandro Madrid ha concluido que el ex mandatario fue asesinado.
Todos los indicios indican que agentes del anticomunismo chileno, inspirados y sufragados desde Washington, perpetraron la inoculación de un microorganismo letal que acabó con el político que ya para entonces se había vuelto molesto para el régimen de Pinochet.
Un conocido “científico loco” de la DINA pinochetista, Eugenio Berríos, solía advertir que no había nada más fácil para deshacerse de un enemigo molesto que un estafilococo dorado.

El caso H5N1

Un caso reciente y de mucha difusión es el potenciamiento realizado por científicos financiados por Estados Unidos, del virus H5N1, cuya contagiosidad fue potenciada por mutaciones inducidas por un grupo de virólogos del Erasmus Medical Center de Rotterdam, Holanda. Este equipo, encabezado por el virólogo Ron Rouchier, se encargó de remover las barreras protectoras naturales que impedían al virus infectar a las personas, y dificultaban el contagio entre humanos. El virus original, detectado en 1997 en Hong Kong, tenía alta mortalidad entre aves, pero no infectaba al homo sapiens ni se contagiaba entre humanos..
A través del financiamiento de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (US National Institutes of Health, NIH), mediante un contrato de siete años para la investigación de influenza, y con la autorización del gobierno de Holanda y de los Centros de Control de Enfermedades estadounidense (Centers for Disease Control, CDC), el Centro Médico Erasmo erigió un laboratorio especial, en el cual el grupo de Fouchier llevó a cabo su trabajo de modificación del letal virus.
Después de inducir cinco mutaciones en el H5N1 original, Fouchier importó de Escandinavia el “modelo animal” preferido para las investigaciones de enfermedades de influenza, el hurón. Infectaron los tractos respiratorios de los animales con el microorganismo patógeno modificado por ellos, para después, con la secreción nasal del animal enfermo contagiar a otros hurones. Repitiendo la operación varias veces, en julio del 2011 se produjo el gran “éxito” del equipo. Lo que la evolución biológica no había logrado en el H5N1 a través del tiempo, el “Virus de Fouchier” o “Virus de Rotterdam”, ahora podía ser transmitido por aire, infectando a mamíferos. En palabras de uno de los científicos: “We have an airborne H5N1 virus”.

Eco Apocalipsis Global

En el año 2002 publicamos, en coautoría con el experto en daños ocasionados por agrotóxicos en la población rural paraguaya, doctor Joel FIlártiga, un libro que titulamos sencillamente “Apocalipsis”. Versaba sobre la devastación ecológica inducida por el imperialismo y el eco apocalipsis global.
Solo en el capítulo que dedicábamos a Cuba, recogíamos las denuncias de agresiones biológicas a través de depredadores naturales como el insecto Thrips palmi Kamy, fumigada sobre territorio cubano el 21 de octubre de 1996 por parte de una aeronave del departamento de estado norteamericano. La aeronave de fumigación modelo S2R, con matrícula estadounidense número N3093M, procedente la base Patrick en Cocoa Beach (Florida) y con destino a Gran Caimán, fue sorprendida in fraganti por la tripulación del vuelo de Cubana de Aviación 710. Cuba consignaba en sus denuncias que desde la década de 1960, la CIA había realizado varias operaciones contra la revolución introduciendo en el país caribeño el virus de la neuritis óptica, el virus de la tristeza de los cítricos y bacterias que infectaban las mamas de las vacas e intoxicaban la miel de las abejas.Ya en 1984 el miembro de la organización Omega 7, Eduardo Arocena, aceptó en Estados Unidos la responsabilidad de haber introducido gérmenes en Cuba con cooperación oficiosa norteamericana.
Considerando antecedentes y denuncias como las expuestas aquí, lo realmente sorprendente de todo este tema es que tanta gente pretenda burlarse de sospechas tan bien fundadas, como las expuestas por el nunca bien ponderado líder bolivariano Hugo Chávez. Cuando menos, ameritaría el beneficio de la duda antes de ser descalificado de manera infamante. LAW