Páginas vistas en total

viernes, 20 de mayo de 2011

LA DIGNIDAD NO TIENE PRECIO

LA DIGNIDAD NO TIENE PRECIO


Situación actual de CRYSOL; intercambio entre compañeras


Compañera Estrella:
Coincido con tus palabras. Más allá de todo en estos años de lucha se concretaron varios logros con mucho esfuerzo.
En base a discusiones y principalmente con el aporte de muchos compañeros que han pasado por la organización, siempre las relaciones fueron problemáticas, y es esto es parte de que hoy en día haya poca concurrencia. Sé que es difícil poder entender muchas cosas, el profundizar hace ver en más de un lugar de lucha los problemas que hay.
Hay en el conjunto de expresos políticos compañeros con valores que han demostrado en sus actos ser seres humanos con mayúscula, y como tú bien decís hay muchísimo por luchar y en lo que se refiere a DDHH tenemos que levantar bien alto los principios.
Saludos Francesca


Estimada Francesca:
En realidad, no tengo mucho para decir. Del tiempo que pasé junto a CRYSOL, rescato, valoro y agradezco la actitud hacia mi persona de los cros, Chela Fontoura y su compa, y la del "negro" Mattos, que siempre estuvieron disponibles a cualquier consulta, saludan en cualquier parte que uno se encuentre con ellos y tienen, evidentemente, otra actitud hacia los cros., que no fuimos expresos.
Luego recuerdo la carta del Cro., Tarocco refiriéndose a los "militantes golondrinas”, con los cuales (los golondrinas) me identifico plenamente.
¿Qué más puedo decirte? Ustedes mismos son los que impiden que otra gente se arrime, se comprometa, porque no escuchan, no aceptan, no les interesa, excepto que sean temas pertinentes a los que expresamente ustedes tengan interés.
Recuerdo asambleas, cuando estaban en el local anterior, que la mitad de los concurrentes (o más) estaban en la cantina y sólo se arrimaban a la hora de votar.
El tema de los DDHH es trascendente, coincido contigo, pero la declaración universal de los DDHH, es más amplio que las resarciones económicas y los certificados a las personas que fuimos víctimas del terrorismo de estado...
Así Francesca, desde mi humilde opinión, sigo diciendo lo mismo: si no abren la cabeza, las puertas de CRYSOL seguirán cerradas para el resto de las personas que fuimos y aún somos víctimas del terrorismo de estado. Seguirán cerradas por ustedes y por el resto de la comunidad que no desea implicarse en discusiones internas, algunas llevadas solamente por intereses económicos o personales.
En definitiva, me pregunto porqué hemos luchado, si para sacar un mango por nuestra desgracia o por nuestros principios.
La dignidad no tiene precio
Fraternalmente, Estrella Núñez