Páginas vistas en total

miércoles, 26 de enero de 2011

PT CONDENA INQUISICIÓN ANTI-IZQUIERDISTA DE FERNANDO LUGO

PT denuncia y condena inquisición

contra las izquierdas



Con la excusa del combate al autodenominado EPP, asistimos a una verdadera campaña de criminalización de las actividades de la izquierda y del movimiento popular en general. La misma alcanza aún a aquellas “izquierdas” más domesticadas e institucionalizadas.



Esta campaña de demonización y criminalización logra sembrar el miedo enfermizo en la población en contra de “los izquierdistas” y así volcarla a favor de cualquier tipo de medidas represivas y castigos, por parte del estado y sus aparatos jurídicos-políticiales, contra los enemigos de la patria, del progreso, de la familia, de la paz, de la propiedad, como son presentados los dirigentes y activistas de izquierda.



Como ejemplo nos remitimos a los últimos hechos que ganaron notoriedad: las explosiones en el Canal 9 y en la Comisaría de Horqueta; el reciente allanamiento de un supuesto campamento de adiestramiento en Mallorquín de los cuales 9 están con medidas sustitutivas luego de estar siendo procesados bajo el expediente caratulado “hecho punible a determinar” (!!); los 14 acusados por la fiscala Sandra Quinónez de ser “apoyo logístico del EPP” y presentando como toda prueba el “cruce de llamadas”, luego de 12 meses de investigaciones y de la brutal detención y desprestigio de los ahora acusados. De esta manera, si se llegare a encontrar pruebas contra Cartes, ya sea por narcotráfico u otra fechoría, es posible presumir que todos los que cruzaron llamadas con él –reales o inventadas- terminarán con sus huesos en las cárceles. Serían centenares. Aunque como es un rico y dueño de este país es posible suponer que saldrá sin culpa ni pena. ¡Cómo no mencionar la noticia tapa de todos los diarios!, el túnel de 4 metros de diámetro de 15 metros de largo “con curvatura (¿?) hacia la vivienda de la fiscala Quiñónez”, cavado por sujetos que “hacían los trabajos desde hace 8 meses en horas de la madrugada; llegaban en moto y ponían música fuerte”, en una vivienda donde “se encontraron documentos que podrían haber sido plantados por lo que no fue divulgado” (sic),y donde los “trabajadores” huyeron ‘poco antes del allanamiento’ cuando que el lugar ya estaba en la mira de los investigadores desde hace días” (Abc, pág 2, dom. 23ene2011).



Todas estas “noticias” son tapas rimbombantes hasta apocalípticas y carne para el canibalismo periodístico por parte de sicarios de la comunicación que dirigen varios programas “informativos” en la AM. Un sentimiento de miedo y de ansiedad se extiende en la población, alimentados en las media-verdades, las conjeturas, las sospechas, las amalgamas malintencionadas.



Se crea así una parafernalia atemorizadora de la derecha contra las izquierdas, legitimando todo tipo de antojadizas especulaciones, arbitrariedades y atropellos a los derechos democráticos y garantías políticas y procesales de los dirigentes y activistas de algunas izquierdas o del movimiento popular que por desgracia caen en las garras de los aparatos de represión.



Arbitrariedades y delitos



En este contexto ya nadie presta atención y menos se investiga, las sucesivas denuncias de maltratos y torturas, de abusos de todo tipo; las denuncias de robos y saqueos a las personas y las viviendas allanadas, por parte de los fiscales y policías intervinientes.



Ya casi nadie se interpela, ni siquiera las izquierdas históricas, por la plantación de pruebas que son hasta denunciadas por ABC (pag.2, 23ene2011), de violaciones a derechos y garantías a los procesados, imputados, a la completa irregularidad en la “constitución de pruebas” como las pericias unilaterales a la notebook de Rumilda Giménez que denuncia el abogado Florencio Díaz, o el establecer la directa e inapelable culpabilidad a partir de la supuesta “existencia de llamadas”.



Todas estas situaciones son aceptadas, avaladas, legitimadas, sin discusión ni dudas. ¡Qué triste coincidencia con relación a este tema con el clima existente durante la dictadura stronista!



Es posible afirmar que todos los acusados por el caso Lindstron por la Quinónez ya “son culpables” desde hace 12 meses y los jueces ya sólo deben “cerrar” el trámite con la condena y el “aplauso” de lo que podríamos llamar, la opinión pública, con la fanfarria de los medios de comunicación masivos.



No puede obviarse ni por un momento la alta complicidad de todo el aparato represivo del gobierno Lugo que viola así, impunemente, aquello que supuestamente defiende y promueve: el estado social de derecho, juicio justo, debido proceso, es decir, la preservación de los derechos y garantías democráticas.



Abajo la fanfarria criminal y violadora de derechos



Toda la situación descripta, la denunciamos y condenamos vehementemente. Toda esta parafernalia debe ser deslegitimada y repudiada por todas las fuerzas del pueblo trabajador así como por las fuerzas democráticas respetuosas de los derechos humanos, a los fines de erradicarla. Demandamos la inmediata libertad de todos los injustamente procesados y detenidos cuyos derechos han sido violados, con quienes no se ha respetado el debido proceso y sobre quienes pesa una injusta prisión sin que existan, hasta ahora, causas valederas que justifiquen su condena. Exigimos además el cese a la persecución política e ideológica en contra de los dirigentes y activistas sociales y de izquierda.



Queremos dejar, sin embargo, una vez más en claro que el PT está en desacuerdo con los métodos utilizados por el autodenominado EPP. El método foquista así como las acciones – sean estas asumidas o atribuidas al autodenominado EPP- no sirven ni favorecen al pueblo trabajador y su lucha por la liberación del yugo de las minorías ricas y propietarias del país. Todo lo contrario, están sirviendo en bandeja de plata el pretexto justo y oportuno para que el estado burgués, bajo su ropaje de democracia, ciña cada vez más su malla penal represiva contra las acciones del pueblo, faciliten la campaña de desprestigio contra las alternativas de la izquierda revolucionaria.



Es preciso detener la fanfarria criminal y violadora de los derechos y garantías de los procesados, imputados y acusados por los aparatos de represión ¡Investigación y Castigo a los ladrones, saqueadores y torturadores de los aparatos represivos! ¡Abajo las tácticas de guerra sucia por parte del supuesto Estado de Derecho! Es urgente parar la mano a los grandes propietarios de los medios de comunicación y sus periodistas sicarios que en tenebrosa sincronía propalan cualquier noticia, avalan y aplauden cualquier medida.



Comité Ejecutivo

Asunción, 24 de enero de 2011