Páginas vistas en total

miércoles, 17 de noviembre de 2010

FERNANDO LUGO, HUGO CHAVEZ, ARTURO VALENZUELA

Aunque el auge de la integración latinoamericana ha sido un síntoma de la decadencia del imperio norteamericano en los últimos años, todo parece indicar que la gran bestia del norte peleará con todas sus fuerzas hasta el último segundo.
No es una causalidad que el presidente Obama haya escogido a un ex compañero de estudios de Oliver North, el almirante retirado Dennis Blair, como jefe del aparato de inteligencia de Estados Unidos. En el meritorio currículo de Blair figura el haber engañado al presidente Bill Clinton en el momento de la crisis de Timor Leste.

A pesar de la crisis en la economía de Estados Unidos, USAID ha recibido un salto financiero para intensificar sus operaciones en América Latina, y las giras latinoamericanas de exponentes del smart power se han intensificado.
En ese contexto, el cura presidente Fernando Lugo recibe las instrucciones del chileno que se desempeña como funcionario imperial, Arturo Valenzuela.

Acatando instrucciones
Luego de oficiar, con muy mala fortuna, como jefe de campaña del candidato de la embajada norteamericana a la alcaldía de la capital paraguaya, el cura presidente Fernando Lugo insiste en sus desatinos y recibe instrucciones de un encomendero del imperio.

Se trata de Arturo Valenzuela, quien había sido propuesto por Obama como secretario de Estado adjunto para América Latina, pero no consiguió la aprobación del Congreso. Fue hasta que se dio una vergonzosa negociación, que implicó el reconocimiento de las elecciones hondureñas por parte de la Casa Blanca, cuando se obtuvo el voto republicano faltante para que Valenzuela pudiese asumir el cargo.

Precisamente Lugo se había manifestado en varias oportunidades como un férreo defensor del retorno de Manuel Zelaya a la presidencia como única alternativa para la política hondureña, pero con su característica incoherencia ahora aplaude a Valenzuela mientras pontifica en Paraguay sobre el destino de los pueblos al sur del rio Grande.

Lugo, en quien cifraban esperanzas algunos desinformados de la izquierda latinoamericana para una postura digna y anti-imperialista ante EEUU, ha decepcionado de manera rotunda en ese aspecto y se ha dedicado a profundizar la influencia yanqui en el Paraguay.

La cita fue en Mburuvicha Roga, donde concurrió acompañado de la embajadora Liliana Ayalde y el canciller Héctor Lacognata.

“Le reiteré al presidente el compromiso que tiene el presidente Barack Obama y la secretaria de Estado Hillary Clinton, con la cooperación que tenemos con el Paraguay y la importancia de la relación bilateral entre ambos países. Estamos comprometidos de seguir adelante en una cooperación que ha sido muy fructífera y donde tenemos mucho que hacer hacia delante”, destacó el chileno que se desempeña como representante norteamericano.

Mencionó que dialogó sobre una serie de temas interesantes con las autoridades paraguayas, como por ejemplo la última elección complementaria en Estados Unidos, al igual que los comicios municipales de la víspera en Paraguay.

Al ser consultado cómo observa su gobierno la lucha que emprende Paraguay en materia de seguridad, respondió que “en términos generales, es un desafío que tienen todos los países”.

El subsecretario de Estado norteamericano, añadió “sin duda el tema de la seguridad ciudadana es uno de los más importantes para América Latina y el mundo, pero muy especialmente para los que están con el desafío del narcotráfico y la criminalidad”.

“Es un gusto para mí estar de vuelta en Asunción, en Paraguay. Estoy complacido de estar en el calor de Asunción, viniendo del invierno de Washington, también acompañando a la embajadora Ayalde en esta bella ciudad” , remarcó finalmente el chileno que actúa como funcionario de los Estados Unidos, refiriéndose a la colombiana que representa a Estados Unidos en Paraguay .

Según fuentes oficiosas, esta previsto que se reanuden los operativos militares para los cuales Washington utiliza al Paraguay como cabecera de playa en la región, uno de los intereses norteamericanos que explican la visita de Valenzuela.

El Gobierno estadounidense el que ha desplegado gran cantidad de bases militares y contingentes bélicos móviles en países como Puerto Rico, Honduras, Colombia y Perú, en detrimento de la soberanía de esos Estados.

Washington también ha evadido desde hace años los compromisos asumidos con Venezuela para la venta de aeronaves y repuestos de aviones F-16 y Hércules; y además, se dedicó a sabotear los intentos del Gobierno Bolivariano por reacondicionar sus flotas para la defensa legítima del territorio.

Venezuela no puede comprar aviones Hércules a pesar de que los usa como medio de transporte y para labores de rescate y tampoco puede adquirir los aviones Tucano de Brasil, porque tienen partes hechas en Estados Unidos.

Prensa internacional se hace eco derrota de Fernando Lugo
En tanto discurren los conciliábulos entre Lugo y Valenzuela, la prensa internacional se hace eco de la desastrosa y humillante derrota sufrida por Fernando Lugo y el luguismo en las elecciones municipales paraguayas de este domingo 7 de noviembre de 2010.

"Los resultados del primer test electoral sobre la gestión del gobierno de Fernando Lugo, fueron desalentadores para el actual presidente de Paraguay, que además pasa por un momento muy delicado de salud" dice una crónica publicada por La Razón.

Según los resultados preliminares de los comicios municipales, ayer el candidato del Partido Colorado, rivales del mandatario, Arnaldo Samaniego, ganó la gobernación de Asunción. El Partido Colorado mantuvo también otras importantes plazas, e incluso conquistó algunos lugares históricamente dominados por los liberales, como Capitán Bado y Fernando de la Mora.

Los guarismos indican que los colorados crecieron en número y hoy dominan 14 de las 17 capitales de distintos departamentos del Paraguay, además de haber ganado en las tres primeras ciudades del país de manera categórica: Asunción, Ciudad del Este y Encarnación.

Los macabros personajes que constituyen el entorno del cura acaparan los medios de prensa, que solicitan sus opiniones sobre el duro castigo que les propinó el electorado, harto del cinismo irresponsable de estos oportunistas.
Las respuestas, como es lógico, intentan deslindar la responsabilidad del cura en la aplastante derrota sufrida, a pesar de que éste ofició de jefe de campaña de los principales derrotados.

Súbitamente, el manosanta Fernando Lugo, con cuya sola presencia en los actos de las candidaturas luguistas pretendían lograr el milagro de recapturar votos defraudados, ha quedado sin sus poderes sobrenaturales.

La estrategia del avestruz
La estrategia de Lugo cuando la situación local se complica es previsible: o emprende un viaje al extranjero, o recibe algún visitante del exterior. En ese contexto, la visita de Arturo Valenzuela como gran noticia del día en Paraguay viene como anillo al dedo.

“La seguridad ciudadana es uno de los temas más importantes para todos los países, muy especialmente para aquellos que tienen el desafío del narcotráfico y la criminalidad”, manifestó el visitante a la prensa, aunque sin dar mayores detalles de la charla con el cura, algo habitual en los ecomenderos imperiales que visitan con frecuencia a Lugo.

Una pista sobre las verdaderas intenciones de tales visitas las ha dado un tiempo atrás el embajador de Venezuela ante la OEA, Roy Chaderton, cuando sostuvo que las gira por Latinoamérica que realiza el Subsecretario del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Arturo Valenzuela, en realidad pretenden aislar a Venezuela.

"El envío de Valenzuela, cuya política no rima con Venezuela, está destinada a presentar una imagen amable de un señor de buen carácter y que viene con actitudes amistosas, pero que en el fondo lo que busca es el aislamiento de Venezuela", apuntó Chaderton.

Vale decir, la visita de Valenzuela al manosanta sin poderes de Paraguay, debe leerse como más de lo mismo, una nueva ofensiva imperialista con rostro algo más amable, pero con las mismas intenciones de siempre.