Páginas vistas en total

viernes, 6 de agosto de 2010

LA OLLA PODRIDA DE FERNANDO LUGO


La olla podrida de la corrupción en el gobierno del cura se destapó definitivamente con la expulsión de Carlos Mateo Balmelli, quien como era previsible, una vez afuera hizo público el acoso sufrido debido a la angurria de la mayoría de los dirigentes luguistas, que no dejaban de presionar por cargos y negocios con la binacional Itaipú.

El liberal Mateo fue marginado por el gobierno arzobispal, debido fundamentalmente a que se negó a complacer el apetito del entorno de adulones de Lugo, según se desprende de las últimas revelaciones.

El ex director de Itaipú sacó trapos sucios en el manejo de gastos sociales de la binacional, y puede decirse que la fetidez despedida por los chanchullos del cura quedó definitivamente al descubierto.

Balmelli aseguró que desde el clérigo-presidente de la República hasta senadores querían discrecionalidad en el uso del dinero.

“Una mañana temprano me llamaron por teléfono para que me presente al Palacio a toda bala. Me voy llegando y me piden que les dé 3 millones de dólares para dar a las gobernaciones de Concepción, San Pedro y Caaguazú. Les dije que no podía porque el dinero tenía que pasar por la ampliación presupuestaria", denunció Balmelli.

Recordó que el presidente le dijo de manera imperativa: "Entregame los cheques", a lo que respondió: "No te puedo entregar los cheques porque tiene que pasar por la ampliación presupuestaria".

El ministro Borda pidió la plata de Itaipú para la compra de las tierras de Teixeira, con la que el equipo arzobispal pensaba embolsar 20 millones de dólares con una escandalosa sobrefacturación. “Creo que pidió US$ 8 millones. Ahí le dije al presidente que Itaipú no va a pagar las tierras de Teixeira, porque sencillamente no corresponde", enfatizó al abrir el capítulo de los pedidos realizados por el titular de Hacienda.

El candidato del cura Lugo para el 2013, "Banana" Ledesma, todos los días pedía algo, agregó.

COMO PUERCOS HAMBRIENTOS
Como puercos hambrientos, cada uno de los miembros del entorno arzobispal pedía su tajada de la torta.

Borda, López Perito y también Camilo– fueron los que pretendieron aprovecharse de los dólares de la entidad hidroeléctrica. El ex director paraguayo contó que Soares, guevarista que toda la vida mamó de la embajada norteamericana de Asunción, a toda costa quería que el ente le desembolse US$ 2 millones para una supuesta ayuda al Chaco, sin la ampliación presupuestaria.

“Eso es imposible hacer sin una ampliación presupuestaria, porque la ley así lo establece. Sin embargo, el propio ministro Borda abrió una cuenta en el Banco Central del Paraguay para la SEN y me insistió en varias ocasiones que depositara los US$ 2 millones, pero en todo momento me opuse a esa intención porque no correspondía”, explicó.

El hecho sucedió a fines de 2008, y según la nota remitida por Mateo a Soares publicada hoy por la prensa paraguaya, en fecha 4 de diciembre de 2008, el desembolso que en principio había sido aprobado por el directorio ejecutivo, sería autorizado una vez que se cumplieran las exigencias legales vigentes, relativas a las asignaciones de recursos de las entidades binacionales a organismos y entidades del Estado sujetas a la ley y del Presupuesto General de la Nación. Pero lo más llamativo del caso es que Borda haya tomado intervención en el asunto y, personalmente, haya ordenado la apertura de una cuenta en el BCP de la SEN.

CAMPEONES DE LA MALVERSACIÓN
Los hombres del cura no sólo podrían ganar cómodamente un campeonato mundial de chantas, también podrían hacerlo en otras disciplinas deportivas como la malversación del fondos.

Un representante hizo pública ayer la denuncia ante el pleno de la Comisión Permanente del Congreso de una presunta “triangulación” que habría realizado el ministro de Emergencia Nacional Camilo Soares con los US$ 1 millón donados por el gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez en el 2008 para atender a los afectados por la sequía en el Chaco, con el objetivo de evitar que pase por la necesaria aprobación del Congreso.

La maniobra, según la denuncia, consistió en que el titular de la SEN donó a su vez, y a través de un acuerdo con el Ministerio de Salud, el dinero a la Organización Paraguaya de Cooperación Intermunicipal (Opaci), que reúne a municipios de nuestro país, para que este organismo maneje el monto mencionado. Sin embargo, el acuerdo, firmado el 16 de octubre de 2009, estipula que los gastos deberán ser fiscalizados y aprobados por el ministro Soares.

El diputado denunciante señaló que hubo una violación flagrante de la ley por la Embajada venezolana y del secretario de Emergencia, ya que la donación debió pasar por el Congreso. Apuntó que con el traspaso a la Opaci, la que calificó de ONG, se debió pagar a este organismo “gastos administrativos”, por US$ 24.000.

UN PROYECTO POLÍTICO CON DINERO ROBADO AL PUEBLO
El ex director de entidad insistió en que Itaipú es una herramienta poderosa para fortalecer proyectos políticos, pero se negó a opinar si los fondos sociales serán utilizados en forma discrecional a favor de agrupaciones partidarias afines a Lugo.
Balmelli denunció que los luguistas ingresaron a la entidad como guardia pretoriana a atropellar todo, romper las cerraduras y revisar hasta lo último a los funcionarios de la entidad.

El ex director de la binacional igualmente respondió a las críticas del ministro de Emergencia Nacional, Camilo Soares, quien aseguró que los liberales tendrán canilla libre en Yacyretá y lo calificó de despechado.

"Es una vergüenza lo que dice el señor Soares", replicó Balmelli, afirmando que quiere consolar a los liberales de la pérdida de Itaipú diciéndoles que podrán robar más a gusto en Yacyreta.

Y pensar que estos eran los referentes de la impoluta izquierda regional: Emir Sader, Silvio Rodríguez, los gurú de los Derechos Humanos y de la prensa venal. Es muy difícil, definitivamente, ser lo que uno finge cuando se finge lo que no se es.