Páginas vistas en total

sábado, 24 de abril de 2010

FERNANDO LUGO: LA GUERRILLA, EL ESTADO DE SITIO Y LA IDEOLOGÍA DEL PASADO




Luís Agüero Wagner

http://luisagwagner.blogia.com/2010/041103-archivo-luis-aguero-wagner.php

Decía un historiador que del Paraguay pueden decirse muchas cosas, menos que es un país aburrido. Lo que para él era halago, Monstesquiu señalaba como desmérito de los pueblos infelices. “Feliz el pueblo cuya historia se lee con aburrimiento” sentenciaba el escritor y político francés del siglo XVIII.
Lo peor de todo es que a pesar de tener una historia bastante entretenida de leer, la paraguaya no cuenta con buenos lectores entre sus líderes políticos, y menos aún entre sus actuales autoridades.

ESTADO DE SITIO

Ortega y Gasset decía que un historiador es un profeta con la mirada al revés, algo que en Paraguay sólo puede conducir a realizar negros vaticinios. El estado de sitio (hoy eufemísticamente denominado “de excepción”) tiene una triste memoria en el Paraguay.
El dictador Alfredo Stroessner gobernó por tres décadas con la medida vigente, y aunque no sea muy difundido, lo mismo habían hecho anteriormente muchos de los gobiernos del Partido Liberal.
El gobierno del presidente liberal José P. Guggiari , quien gobernó el Paraguay entre 1928 y 1932, se acercó al récord del dictador Stroessner, dado que no pasaban dos semanas sin decretar la medida en algún punto del Paraguay. No podría decirse que le faltaran motivos de desconfianza: se trata del mismo personaje bajo cuyo gobierno una manifestación patriótica fue ametrallada desde la misma sede de gobierno por su guardia pretoriana, en un incidente criminal digno de la matanza de Amritsar.
El presidente Fernando Lugo promulgó la ley de estado de excepción para cinco departamentos del norte del país, que fue aprobado este fin de semana por la cámara de Senadores. La medida regirá por 30 días en las gobernaciones de Amambay, San Pedro, Alto Paraguay, Presidente Hayes y Concepción.
La medida se tomó a raíz de la muerte de tres peones y un policía en la zona de Arroyito, Concepción. Los presuntos autores serían miembros de un grupo guerrillero integrado por viejos aliados políticos del cura Fernando Lugo, el Ejército Popular Paraguayo ( EPP).

ASESTANDO GOLPES A LA DEMOCRACIA

Para algunos suspicaces, la declaración de estado de excepción en el Paraguay sería una nueva jugada sucia del cura con hijos, Fernando Lugo, quien así “está tratando de demostrar que la democracia representativa no sirve”.
El ex presidente de la República, Nicanor Duarte Frutos, acusó al presidente Fernando Lugo de solicitar el estado de excepción para menoscabar el sistema de democracia representativa vigente y sustituirlo por el sistema participativo. Señaló además que el primer mandatario es el único culpable de la inseguridad del país por su inoperancia y porque es cómplice de los integrantes del EPP.
“El estado de excepción es la demostración de que la democracia representativa no sirve, eso es lo que Lugo está tratando de demostrar, que la democracia representativa o burguesa como dicen ellos, no sirve para frenar la inseguridad”, afirmó en declaraciones a un escuchado programa radial.
Agregó que el culpable de la inseguridad no es el sistema de gobierno, sino el presidente Lugo, “y no es que no sirva (la democracia representativa), lo que no sirve es la conducción de la seguridad interna del país, el que no sirve es el presidente Lugo, que no se anima a jugar fuerte este partido contra quienes fueron sus prohijados”, disparó.
No obstante, dijo de que el titular del Ejecutivo no decretó el estado de excepción y delegó esta responsabilidad al Parlamento, para no parecer un líder de derecha y quedar bien con la izquierda chanta que lo publicitó. Indicó que con ello también pretende responsabilizar a los legisladores de las posibles violaciones a los derechos humanos que puedan cometerse durante el operativo.
Entretanto, sostuvo que el ministro del Interior, Rafael Filizzola, está tratando de justificar “su inutilidad”, culpando de su ineficacia a los gobiernos anteriores, pero que durante su gobierno se atraparon a los principales líderes del Ejército Paraguayo del Pueblo que, sin embargo, recién se proclamó como un grupo armado durante el gobierno de la Alianza Patriótica para el Cambio.
Además se burló de que las fuerzas de seguridad del Gobierno no puedan atrapar a un grupo pequeño como el del EPP. “Provocan un estado de excepción quince o veinte tipos, uno de ellos herido en el monte, acorralado, y provocan un estado de excepción como si fuera que hay un rebasamiento de las fuerzas policiales en los cinco departamentos y aquí no hay un rebasamiento, aquí lo que hay es una inoperancia, falta de coordinación, despilfarro, promiscuidad en el manejo de la administración interna”, se quejó.

EL PASADO COMO IDEOLOGÍA

Karl Marx, devoto de la diosa historia, decía que los seres humanos hacen su propia historia, aunque bajo circunstancias influidas por el pasado. El gobierno del cura Fernando Lugo, intenta ir más lejos, e intenta convertir al pasado en una ideología justificativa de sus desaciertos y falacias.
Lejos del espíritu autocrítico reclamado, los burócratas del gobierno arzobispal del Paraguay no cesan de buscar en el pasado las causas de sus propios errores y falencias.
“Esto lo heredamos de los gobiernos anteriores” fue la reiterativa respuesta del ministro del interior Rafael Filizzola ante los reproches ciudadanos, olvidando que la única obligación asumida ante la historia por su parte, como decía Oscar Wilde, debería ser reescribirla.
Algo parecido hacían los gobiernos del Partido Colorado, durante las largas décadas que detentaron el poder, echando la responsabilidad de todos los males del Paraguay a sus antecesores del Partido Liberal.
Todo lo cual nos recuerda la sentencia del ensayista inglés Aldous Huxley, quien afirmaba que quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia. LAW