Páginas vistas en total

domingo, 25 de abril de 2010

EVO Y LAS "DESVIACIONES" DEL HOMBRE

Evo y las “desviaciones” del hombre

Heinz Dieterich



Con gran regocijo, la derecha internacional ha inflado y manipulado el discurso de Evo Morales en la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. “El pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas, por eso cuando los hombres lo comen tienen desviaciones en su ser como hombre”, dijo el Presidente, quien vinculó también los alimentos transgénicos con efectos negativos sobre la salud.

Las afirmaciones de Morales reaparecieron en los medios mundiales como expresiones de homofobia e ignorancia del Presidente. Sin embargo, en cuanto a lo homofóbico, ningún análisis semiótico podrá demostrar que Evo expresó una posición anti-homosexual, por que el corpus delicti ---el material lingüístico respectivo--- no lo permite. Decir que se trata de una posición anti-gay, no es más que una inferencia especulativa y propagandística, nacida de la mala intención o ignorancia, que expresa el odio de la derecha contra todo lo progresista y popular.

El error de Evo consistió en presentar como hechos ante un foro mundial, supuestas relaciones causales o de correlación ---entre hormonas y características /comportamientos de género, por una parte, y manipulación genética de alimentos y consecuencias patológicas, por otra--- para cuya verificación no existe evidencia científica suficiente. Confundió opiniones subjetivas con datos objetivamente comprobados. Este error es frecuente en la vida cotidiana, pero cuando un Presidente lo comete ante representantes de 129 países, tiene su costo político.

Sin embargo, el daño puede ser pasajero si el gobierno boliviano lo maneja bien. Evo es un Presidente popular que por pobreza y discriminación racista sólo pudo atender la Escuela Secundaria. Al igual que la mayoría de los Presidentes no tiene formación científica, pero es un hombre integral y honesto. De ahí, que este pequeño desliz probablemente servirá para que él y su pueblo profundicen los conocimientos sobre los tópicos que ha tocado, en beneficio de la causa común.

A las comunidades homosexuales del mundo hay que pedir que no se dejen instrumentalizar por la derecha internacional contra el único Presidente indígena de la Patria Grande. Primero, porque no hubo ofensa contra ellas y segundo, porque los verdaderos homofóbicos son las derechas vociferantes que hoy levantan su voz contra Evo y se burlan de él.

Si el actual Presidente boliviano cometió un error de conocimiento es porque esas derechas europeas y sus apéndices criollos han excluido a la población indígena y afroamericana durante medio milenio de la educación formal y de la calidad de vida que ellos disfrutan. Son los eternos verdugos de las minorías, de los pobres y de los derechos de la mujer.

Para ellos vale lo que dijo Nietzsche de la hipocresía de los imperialistas ingleses: “Cuando hablan de Dios, piensan en sus negocios de algodón.” Hoy, cuando la derecha internacional habla contra la supuesta homofobia de Evo Morales, piensa en el gas de Bolivia y la destrucción del gobierno popular.